6
mail
Contacto
telefono
Teléfonos
telefono
Calcula
Home
/
Noticias
/
Guía básica de seguridad de bebés y niños en casa

GUíA BáSICA DE SEGURIDAD DE BEBéS Y NIñOS EN CASA

Ante la llegada de un nuevo miembro en la familia, los padres deben tomar medidas que reduzcan el riesgo de accidentes o situaciones de peligro en casa.

Si convives con bebés y niños en casa debes tomar medidas de seguridad más allá de agregar cerraduras para los gabinetes o proteger los tomacorrientes. Una casa que no esté apta y preparada para la llegada de un recién nacido o un niño pequeño puede dar lugar a accidentes o situaciones de peligro. Para contrarrestar esa situación debes hacer lo necesario para convertir a tu hogar en un entorno seguro y feliz.

Algunos de los espacios más peligrosos de la casa son la cocina, la sala y el baño, de acuerdo con estudios de la Universidad de Columbia y la Administración de Bomberos de Estados Unidos. Aún así, el riesgo existe en todas las habitaciones: las lesiones no intencionales son la principal causa de accidentes de niños entre 1 y 4 años, según un informe de la Asociación Nacional de Pediatras de Estados Unidos. 

La seguridad de tu bebé o niño pequeño dependerá de la efectividad de las medidas preventivas que tomes. Pero, ¿por dónde empezar? Este artículo te ofrecerá una serie de consejos, a modo de guía, de las principales medidas de protección en los diferentes lugares de la casa:

Bebés (0-12 meses)

Unos meses después del nacimiento, los bebés comenzarán a moverse todo el tiempo. Gatearán, intentarán voltearse, arrastrarse y hasta hacer esfuerzos para ponerse de pie, por lo que pueden llegar a ciertos lugares con facilidad. Antes de ese momento, tienes tiempo para establecer las medidas de protección en casa. 

  • Dormitorio. La cuna debe mantenerse alejada de ventanas, persianas, muebles, mesas o cualquier objeto que pueda propiciar un accidente o que le sirva como apoyo al bebé para salirse.

  • Baño. Un asiento de tina para bebé, diseñado según su edad, es la mejor solución para sujetar al bebé y tener control de él durante el baño, lo que ayuda a evitar el riesgo de ahogamiento o caídas. Lo recomendable es que uses asientos con respaldo ergonómico y con facilidad para girar. Al mismo tiempo, deberás tener una canasta con todos los productos básicos cerca de la bañera, de manera que los alcances sin tener que dejar al bebé solo.

  • Sala de estar. Si tu niño es muy curioso, ocultar cables eléctricos evitará que pueda halarlos y traerse consigo objetos pesados y potencialmente peligrosos, como un televisor, unas lámparas o cualquier otro aparato que necesite corriente. El niño puede tirar de ese cable y resultar golpeado en la cabeza o en el cuerpo. Las mesas y sillas necesita protectores para las esquinas o los bordes; con ello evitarás que se lastime. Estos protectores pueden ser de goma o plástico y lo que hacen es cubrir la esquina o el borde filoso. 

Si te agachas podrás ver la casa desde el mismo nivel de tu hijo gateador. Así podrás darte cuenta de los objetos que puedan estar al alcance del bebé, como enchufes que rara vez se utilizan y que deben tener protectores de enchufe (como tapas) o enchufes de seguridad, cuyo diseño tiene un obturador que ayuda a tapar todos los orificios que dan acceso a los contactos eléctricos.

Niños pequeños (1-5 años)

Cuando el niño comienza a caminar, jugar y experimentar el mundo, es momento de tomar medidas más contundentes para velar por su seguridad.  Es una realidad que la mayoría de los accidentes se producen en casa y más de la mitad suceden con niños menores de 5 años. Muchos de los accidentes pueden evitarse si tomas las medidas necesarias:

  • Habitación. Los niños no deben convivir con artefactos pesados o cualquier cosa que pueda caer sobre ellos, por lo que tendrás que removerlos de la habitación. A su vez, los muebles tienen que estar sujetos al piso, la pared o ambos. En el caso de cajones o armarios, en el que los objetos resguardados sean peligrosos para el niño, deberán tener algún tipo de protección (cierre con llave o magnético, gomas de bloqueo, entre otros), para que no puedan abrirse. 

    Asimismo, debes guardar los juguetes en canastas o cajones de fácil acceso para los niños, para que puedan sacarlos, jugar y devolverlos al terminar. Supervisa su actividad cuando jueguen con juguetes muy pequeños o con piezas desmontables que se puedan tragar.

    Al niño le puedes permitir el acceso a ciertos cajones, que deben estar llenos de objetos inofensivos; así el niño está seguro mientras explora la casa. 

 

  • Cocina. Los utensilios, electrodomésticos (como cuchillos, microondas, estufas y hornos) y los productos de limpieza hacen de la cocina un lugar peligroso. En el caso de los productos de limpieza, estos deben mantenerse fuera del alcance de los niños para evitar el riesgo de incendios, quemaduras o atragantamiento. En el caso de los utensilios, deben guardarse en un gabinete bajo llave o seguro. 

    Si la estufa de la cocina cuenta con controles delanteros, es necesario aplicar cubiertas o protectores para perillas, que evita que los niños puedan encender el fuego por equivocación. 

 

  • Baño. No dejes objetos eléctricos enchufados en el baño. Tampoco dejes a simple vista enjuagues bucales, medicinas o artículos de tocador; no basta con que los pongas en el mostrador por ser un “lugar alto, inalcanzable para los niños”: debes guardarlos en gavetas bajo llave. 

  • Sala. El principal riesgo que debes tener en cuenta es el mobiliario. Un estudio de Safe Kids Worldwide encontró que el 42% de los padres han sido testigos de cómo sus hijos se suben a armarios, muebles y mesas, mientras que la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de Estados Unidos halló que 18.900 niños menores de 9 años son atendidos anualmente en emergencias por lesiones causadas por volcamientos de muebles y electrodomésticos. El consejo es que asegures los muebles y televisores a la pared para evitar estos accidentes. 

En general, mientras tus hijos crecen puedes guardar objetos de la casa como taburetes, sillas inestables, muebles bajos y otros similares. Lo mismo con estanterías, mesas de vidrio y cualquier otra cosa en la que los niños se suban o se trepen, con el fin de evitar caídas y cualquier otro tipo de lesión. En Oikos Storage puedes almacenar esos objetos y muebles en espacios que se adaptan a tus necesidades (desde 1 hasta 300 metros cúbicos) y con servicio de monitoreo las 24 horas del día. Para conocer sobre los beneficios de rentar una minibodega visita https://www.oikos-storage.com

La llegada de un recién nacido y su evolución a niño te hace pensar en la puesta en práctica de medidas que le permita crecer, convivir y jugar en un ambiente libre de accidentes. Tu casa será segura en la medida en que seas consciente de los riegos y busques la forma de contrarrestarlos.