6
mail
Contacto
telefono
Teléfonos
Home
/
Noticias
/
Los nuevos hábitos para ser un mejor habitante del planeta

LOS NUEVOS HáBITOS PARA SER UN MEJOR HABITANTE DEL PLANETA

Limitar las compras, reusar en vez de reciclar, organizar, y comprar productos locales son el aporte básico para cuidar el planeta. 

Cada vez se habla más de tener una ‘vida verde’: hacer que nuestras acciones diarias sean más amigables con el medioambiente. Para ello podemos adoptar hábitos sostenibles, como desconectar el cargador del celular cuando no se utilice, apagar las luces o cerrar la llave del agua, reutilizar los envases de vidrio de las salsas y comprar productos de empresas que cuentan con programas de responsabilidad social.

 

Así que, si quieres ser un mejor habitante del planeta, realiza algunas acciones que puedes hacer ya para causar el menor daño posible al medioambiente.

 

 

• No comprar botellas de plástico

 

El 79% del plástico producido en el mundo se acumula en vertederos o se deteriora en entornos naturales. Por ello, es fundamental evitar comprar envases de plástico, especialmente botellas de agua o de refrescos. Estos envases se acumulan en enormes cantidades en los basureros y, según datos de la británica Real Sociedad Estadística, el 90,5% del plástico producido en 2018 nunca se recicló.

 

De seguir así, los expertos pronostican que para 2050 en los océanos del mundo habrá más plásticos que peces. Por ello se recomienda no comprar botellas de plástico, sino más bien usar termos o botellas de vidrio o metal. Estas botellas tienen una vida útil más larga que las plásticas, por lo que contribuirás a reducir el consumo de este material en el mundo.

 

 

• Elegir jabones sin aceite de palma o con el certificado RSPO

 

Muchos jabones contienen aceite de palma. A los fabricantes les gusta utilizarlo como ingrediente porque con él se produce una barra de jabón suave y espumoso. Sin embargo, como el cultivo de la palma Elaeis, de donde se extrae este aceite, es de fácil y rápido crecimiento, se deforestan miles de hectáreas y se dañan las selvas vírgenes.

 

Esto a su vez causa la pérdida de especies animales y vegetales en lugares como Perú, Malasia o Indonesia, como es el caso del tigre de Sumatra o los orangutanes. Según un estudio de la revista Nature, entre 2000 y 2012 en Indonesia se desforestaron más de seis millones de hectáreas. En ese mismo período Malasia perdió casi 15% de su superficie selvática.

 

En 2008 se creó el aceite de palma certificado: la organización Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible (RSPO, por sus siglas en inglés) otorga un sello a los productores que se comprometen a cuidar el medioambiente para la producción de este aceite. Sin embargo, según afirma Bustar Maitar, activista indonesio de la organización Greenpeace, el 80% del aceite de palma no está certificado. Por ello, lo mejor que puedes hacer es optar por jabones hechos con aceite de oliva (mejor si son artesanales), que además hidratan mejor la piel.

 

 

• Reusar

 

Cuando se habla de hábitos para cuidar el planeta, reciclar es siempre uno de los principales. Pero hay otra acción más eficiente: reusar. De hecho, forma parte de lo que se conoce como la regla de las “tres erres” de la sostenibilidad: reducir, reusar y reciclar.

 

Vivimos en una sociedad de lo desechable, en la que constantemente se nos incita a comprar cosas nuevas, aunque cuando lo que tenemos sirve. Si quieres ser un habitante más comprometido con el medioambiente debes comprar artículos duraderos que además puedan repararse.

 

Por otro lado, si algo ya no se puede usar para su propósito original, puedes ser creativo y utilizarlo de otras formas para darle una segunda vida. Reutilizar objetos es un proceso más sencillo y requiere menos recursos que reciclar.

 

 

• Aplicar el decluttering

 

Decluttering es un término en inglés para referirse a la práctica de acabar con el desorden, el caos y la acumulación de cosas. Muchos consideran que es una técnica para poner orden en tu casa y en tu vida. Y no solo para limpiar y ordenar, sino también para acabar con todos los excesos.

 

Es probable que tengas muchas cosas y que además estén mal organizadas. Si aplicas el decluttering encontrarás muchos objetos que quizá habías olvidado que tenías y podrás usarlos de nuevo, o quizá podrías darle un uso completamente distinto al original para que no acaben en la basura y contaminen más el planeta.

 

Al organizar tus cosas, clasifica aquellas que no usas con frecuencia y que ocupan espacio en los closets y cajones de tu casa, y llévalas a una minibodega. Cuando rentas una minibodega en Oikos Storage además contribuyes con sembrar un árbol, lo que significa que además de ordenar tu casa, contribuirás con la reforestación del planeta.

 

Tan solo en 2018, en Oikos Storage plantamos más de 1600 árboles en reservas forestales en la sabana cundiboyacense. Estos árboles, de forma natural, capturan el CO2 del ambiente y lo transforman en oxígeno. También ofrecen refugio a la fauna y refrescan el ambiente al liberar vapor de agua, entre otros tantos beneficios.

 

 

• Preferir productos locales

 

Es importante que mires bien lo que compras. En la medida de lo posible, compra productos locales. Esto no solo beneficia a la economía local, sino que además ayudas a reducir las emisiones de CO2, gracias a que se evita la contaminación causada por el transporte de mercancías a larga distancia.

 

Si consumes productos locales también ayudarás a reducir el costo energético asociado con la conservación de los alimentos, pues su transporte consume energía. Transportar una tonelada de manzanas desde Europa a América, por ejemplo, consume la energía de un refrigerador encendido por más de dos años.

 

Existen muchas formas de cuidar el planeta y lo mejor de todo es que es posible hacerlo con sencillas acciones. Si cambias de hábitos —como preferir botellas de agua de materiales duraderos, comprar jabones artesanales, evitar el consumismo, reusar, preferir alimentos locales e, incluso, poner orden en casa— serás una persona más responsable con el medioambiente. Recuerda que cada acción, por pequeña que sea, deja una huella en el planeta.