6
mail
Contacto
telefono
Teléfonos
telefono
Calcula
Home
/
Noticias
/
¿Ordenar te hace más creativo?

¿ORDENAR TE HACE MáS CREATIVO?

Los ambientes desordenados favorecen la inspiración y la creatividad. Sin embargo, los expertos aseguran que debe reinar el equilibrio.

Desde el boom del fenómeno “KonMari” —de la japonesa Marie Kondo, su libro La magia del orden y su serie en Netflix “A ordenar”—, son más las personas que se suman a la onda, a veces obsesiva, del orden y la limpieza. Incluso cobra fuerza el oficio de “consultoría de organización”.

 

 

Sin embargo, hay estudios que alertan sobre este interés sobredimensionado por el orden. Un exceso de orden puede ser una barrera para la creatividad o un reflejo de la insatisfacción de las personas. Para David Abrahamson y Eric Freedman, autores del libro A perfect mess: the hidden benefits of disorder (Un revoltijo perfecto: los beneficios ocultos del desorden), la búsqueda de la perfección es causa de estancamiento, porque facilita el pensamiento convencional.

 

 

 

Ventajas de un desorden controlado

 

     

Si un escritorio desordenado refleja una mente desordenada, ¿qué pasaba con un escritorio vacío? Esta pregunta se la hacía Albert Einstein. Por su parte, el escritor y humorista estadounidense Mark Twain solía encontrar la inspiración en el desorden. Más recientemente J. K Rowlings, la creadora de Harry Potter, cuenta que su mesa de trabajo está llena de papeles, notas y recortes.      

 

     

La relación entre creatividad y desorden es objeto de estudio en universidades norteamericanas y europeas. En general, las investigaciones concluyen que el desorden:

 

     

  • Estimula la creatividad.
  • Permite apartarse de los patrones convencionales de conducta y buscar nuevos caminos y opciones.
  • Favorece la inspiración, porque hay más elementos para conseguirla.
  • Combate ideas preconcebidas sobre perfección y control.

     

 

También han hallado que las personas desordenadas conciben un orden dentro de su propio caos y que a pesar de que se encuentren frente a un escritorio lleno de documentos y múltiples objetos, las actividades prioritarias siempre están en un primer plano. Y aunque un escritorio así puede calificarse como un “espacio desordenado”, este término debe reservarse a algunos elementos dentro de un contexto específico: por ejemplo un escritorio o un mesón en una oficina; un clóset en una habitación, etc.

 

     

Es decir, no se trata de espacios completamente caóticos, en donde reine el desbalance o las condiciones sean insalubres. Es más bien un “desorden controlado” o “ambiente relajado”. 

 

Lee también:  Es momento de darle mayor armonía a tu hogar

 

     

Entonces, ¿qué pasa con el orden?

 

     

El orden y la limpieza estarán siempre asociados a entornos políticamente correctos, estables y saludables. En los estudios mencionados se encontró que las personas en entornos organizados son más generosas y se alimentan de forma saludable. Además, su concentración suele ser mayor; solo que sus pensamientos e ideas no son tan retadoras, innovadoras y creativas como las de personas en ambientes relajados. 

 

     

Algunos investigadores vinculan el orden con la satisfacción y los ciclos de la vida; en este sentido aseguran que muchas personas cuando sienten ansiedad por el trabajo o por problemas personales, tienden a organizar sus espacios.

 

     

En este sentido, la búsqueda de la perfección no es del todo saludable, primero porque la perfección no existe y segundo porque no favorece la creatividad. Hablamos de espacios ordenados en exceso; por lo tanto, la clave es vivir en equilibrio. Hay que saber hasta qué punto podemos relajarnos y adecuar el entorno a nuestras necesidades. No podemos obsesionarnos con la perfección ni vivir en espacios caóticos; ambos extremos pueden llevar a trastornos como la acumulación o la depresión.      

 

     

Entonces, si eres una persona organizada y estás en la onda del orden y la limpieza, no está de más mantener un escritorio con papeles, recortes, colores o diferentes objetos, para darle un toque disruptivo y motivar la creatividad. Lo mismo en la oficina: mantener el tablero rayado o algunos elementos en el escritorio puede favorecer la innovación y el flujo de ideas. Relájate y disfruta los espacios que te rodean, respeta las normas y convive en armonía, pero deja espacios abiertos para darle rienda suelta a la imaginación.  

 

 

Si tienes cosas que te quitan espacio, perturban el orden de tu casa u oficina, y no forman parte de ese desorden controlado que favorece la creatividad, llévalas a una minibodega para guardarlas y disponer de ellas cuando realmente las necesites.